Tirez la langue, mademoiselle / 2013 / Axelle Ropert

El cine francés es generoso en esta clase de películas pequeñitas a las que este que escribe suele volver como quien busca el botón de un gabán perdido en la calle. Quiero decir: hay una cierta fascinación en agotar el recorrido de media cuadra, escudriñar entre las irregularidades del terreno en pos de ese brillo que, zas, nos devuelva el botón extraviado, aunque las más de las veces ese brillo se haga rogar.
En fin, poco hay de atractivo en esta película, poco fuera de las caderas de Louise Bourgoin. El resto, un triángulo amoroso como ya se han visto mil, no termina nunca de despegar, no genera tensiones ni cambios de ritmo ni profundidad en los diálogos ni, en general, nada que pueda decirse cautivante.
Dos hermanos, médicos, llevan un consultorio venido a menos. Forman una dupla de iguales distintos que prodiga buenos momentos a los pacientes pediátricos. Esa sociedad conoce la zozobra cuando irrumpen las caderas de Bourgoin. Uno de ellos es personificado por Cédric Kahn, un tipo al que le hemos visto mejores papeles y esta vez luce apagado, incómodo, y uno no termina de saber si es el personaje o él mismo, insatisfecho con la historia que está contando.
Prescindible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s