Mission: Impossible – Rogue Nation / 2015 / Christopher McQuarrie

Primero, algo personal. De pibe miraba Misión Imposible, la serie, y era una de esas pocas cosas que en mi familia imponían una especie de ‘paremos todo’. Yo era muy chico, no tenía mayor televisión encima (teníamos uno o dos canales y había demasiado poco a lo que aferrarse) y carecía de las nociones básicas para discernir qué era lo que me aferraba tanto a la pantalla. Era simple, 100% intriga, alguna que otra escena de acción, pero básicamente la resolución de puzzles extremos, pura tensión.
Así, mucha agua bajo el tiempo después, me complace decir que en este tramo de recorrido vital me reconcilié con la franquicia, por mucho que del concepto original poco quede en pie y ahora Misión Imposible sea un alarde de escenas de acción sofisticadas, efectos especiles de alta gama, pantallas táctiles y escandalosas tramas de geopolítica internacional que ubican el equilibrio mundial sobre una cornisa filosa.
Para acceder a eso tuve que permitirme algunas licencias. Sí, Tom Cruise es un actor espantoso y su aspecto de alfeñique no hace más que aportar a una suma de eventos inverosímiles. El vértigo apenas deja ver las tramas, con lo cual se trata más de dejarse ir que de pretender la comprensión de la narración resbaladiza,
Pero, incluso a pesar de eso, las dos últimas de entrega se han portado a la altura de tan digna marca. Y la última entrega se vale del aporte poco menor de tres grandes elementos: un Alec Baldwin impecable; una Rebecca Ferguson a la altura de las viejas chicas Bond, bella por donde se la mire pero al mismo portadora de cierta sutileza gestual capaz de dotar a sus intervenciones de un matiz distintivo, singular; y último, pero no menos importante, Simon Pegg, uno de los mejores comediantes de nuestra época, presto a humanizar la misión imposible, a engalanar cada contrapunto con Cruise y a regalarnos la sonrisa, la carcajada, la pausa dentro del frenesí de tecnología violenta.
Y hay piñas, combates a cuchillo, persecuciones, resoluciones contrarreloj, malos arquetípicos, sujetos ambiguos, hermosas locaciones (Viena, Casablanca, Londres): todo lo que esperamos y un poco más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s